Comparte/Share It !

Sígueme en las Redes Sociales

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Instagram

miércoles, 30 de mayo de 2018

Las SuperRecetas de Supermamis. Mejillones al vapor y Mejillones al vino blanco


Hola mis Supermamis,

Hacía ya tiempo que no os daba ninguna recetilla de esas que me gusta compartir con vosotras, de las fáciles, riquísimas y muy resultonas.

Primero quiero hablaros de los Mejillones. El mejillón es un alimento rico en proteínas y con un índice bajo en grasas (de las malas) y alto en grasas poliinsaturadas (de las buenas). Contiene omega 3 y un montón de vitaminas muy beneficiosas para nuestro organismo como la riboflavina, niacina, tiamina y aportan una gran cantidad de vitamina B, así como minerales tales como el calcio, yodo, hierro, magnesio y potasio. Sus alto contenido en ácidos grasos, ayudan a prevenir muchas enfermedades cardiovasculares y ayudan también a prevenir el colesterol.

Es bueno fijarse al elegir los mejillones y escoger los que tengan un color negro brillante y la concha entera y firme. Desecharemos los que tengan la concha rota o rajada y también los que estén abiertos, ya que no suelen ser frescos.

Una vez dicho todo lo bueno, voy a daros una receta a su altura.



Mejillones al Vino blanco

Ingredientes:


2 kg. De mejillones
1 cebolla morada pequeña
4 dientes de ajo grandecitos
1 ramillete de perejil fresco 
1 vaso de Vino blanco     
Aceite de Oliva
1 Limón
                                                      Sal
                                                      Pimienta
                                                      Agua

Preparación:


Lavamos bien los mejillones, para ello necesitamos quitarles las barbas con los dedos y si es necesario, nos ayudamos con un cuchillo. Los pasamos después por el grifo y yo acostumbro a frotar su concha un poquito con un estropajo, para quitarles toda la suciedad que pueda quedarles.





En una olla, ponemos agua hasta que cubramos el fondo unos dos dedos, tal y como veis en la imagen.

Cogemos el limón y lo lavamos bien, exprimimos con ayuda de un tenedor su zumo, en el agua de la olla y cortamos la cáscara a trozos y la añadimos también. 

Incorporamos los mejillones y lo llevamos al fuego hasta que rompa a hervir y calculamos unos 10 minutos a fuego lento-medio, removiendo de vez en cuando para que se cocinen todos por igual, si queréis podéis taparlos y apagarlos un par de minutos antes, pero yo los hice sin destapar, ya que me gustan bien hechitos. 

Ahora ya tenemos los mejillones hechos al vapor y pueden comerse tal cual o con un poquito de mayonesa con cebollino fresco o sin él y están riquísimos.


Ahora os explico una de las formas en las que yo los hago, con una salsa ligera.

Normalmente y para que resulten más cómodos de comer, les quito una de las conchas, la que no tiene la carne y la tiro. 


Pelamos los ajos y la cebollita y lo picamos bien chiquitito todo. En este caso, yo he picado los ajos, con un picador de estos que se aprietan, ya que me gusta bien finito para que quede más incorporado todo, pero no es necesario.

En una sartén, añadimos un chorro de aceite de oliva y rehogamos la cebolla y el ajo hasta que se doren. Añadimos el vino blanco, el perejil picado, la sal y la pimienta.



Lo cocinamos todo hasta que quede una salsita reducida y haya evaporado el alcohol y espesado.
Añadimos un par o tres de cazos del caldo de cocción y dejamos que se cocina con el sofrito. Una vez haya reducido otro poquito, ya podemos incorporar los mejillones removerlos bien y apartar del fuego.



Súper Buen Provecho

No hay comentarios:

Publicar un comentario