Comparte/Share It !

Sígueme en las Redes Sociales

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Instagram

miércoles, 22 de febrero de 2017

El Colecho. Beneficios, ventajas e inconvenientes. ¿Quieres saber como dormimos nosotros?


 Buenas tardes mis Supermamis,

Hoy quiero hablaros de como dormimos en casa desde que llego Superpeque.

Muchas habréis oído hablar del colecho o cama familiar. Esta práctica en realidad, hace muchísimos años que existe y empezó por diversos motivos. Se practicaba por falta de espacio o de habitaciones en las casas, por no tener camas suficientes o cunas y entre otros, para dar calor durante la noche a los niños.


Cuando nosotros nos trajimos a Superpeque a casa, lo primeros días, estaba muy preocupada porque dejase de respirar mientras dormía y me pasaba las noches en vela, tocándole el pecho o colocándole mi mano bajo su naricita para asegurarme de que seguía respirando y no pegaba ojo. Al final lo colocábamos en la cama con nosotros y algunas veces, después de sus tomas, lo pasábamos al moisés o mini cuna otro ratito o se quedaba en la cama.

Al padecer cólicos, muchas noches, cuando conseguíamos que se durmiese, no se nos ocurría despertarlo después de tantas horas de llantos y paseos. Lo dejábamos dormir con nosotros y nosotros también lo disfrutábamos.

Es cierto que en nuestro caso, al final Superpeque ha acabado durmiendo en su cunita pegadita a nuestra cama, ya que se mueve muchísimo, se da la vuelta, se ha caido hasta por los piés de la cama y lo acaba pidiendo él, spongo que porque se siente más seguro.

A veces cuando se despierta a media noche porque tiene sed o quiere caricias por pesadillas o cualquier otra cosa, se coloca entre Superpapi y yo y le abrazo y acaricio y cuando se ha calmado, el mismo me dice "mami quiere mi cama" y con un poco de ayuda, lo meto en su cuna y se queda frito.

En una ocasión, le quité las barras del lateral a su cuna, pero me levanté de una patada y varios golpes en la cara y acabé volviendo a ponérsela. Le gusta dormir destapado y dar cincuenta vueltas y le gusta hacerlo en su propia cama.

De momento y creo que por un largo tiempo, está en nuestra habitación, con su cuna pegada a nuestra camas, pero con las barreras puestas y así es como mejor duerme él y nosotros. No podrías dormir, dejándolo en su cuarto. Personalmente, me siento mucho más segura, teniéndolo cerquita y escuchándolo respirar y dormir y de vez en cuando hablar en sueños, como su mami.

Nosotros somos muy partidarios de la crianza con apego y respetuosa que en nuestro caso, va de la mano con el colecho, que pensamos practicar como todo, hasta que él mismo decida que acabe. Respetando y acompañándole en su tiempo y decisiones (en la medida de lo posible claro).

El colecho facilita las tomas nocturnas cuando son lactantes, disminuye los episodios de apnea del sueño, duerme más plácidamente al estar seguro pegadito a nosotros y sincronizando nuestros ciclos de descanso y en definitiva, todos dormimos mejor juntos.

Dicen también que disminuye el riesgo de muerte súbita, aunque aún no está muy claro.

Nosotros somos partidarios de pensar que además de favorecer el vínculo familiar y el bienestar del bebé, favorecemos nuestra capacidad de reacción ante situaciones de estrés y el desarrollo de su autoestima. He leído aparte de lo que os comento y hemos comprobado que favorece a su desarrollo neuronal. Eso ya habría que verlo, pero si es así, mejor.

Las desventajas entre otras, son la posibilidad de aplastarlo en un sueño profundo. Creo que no es mi caso, ni el de la mayoría de madres que no sabemos lo que es eso de sueño profundo, desde que tuvimos hijos.

Hay padres que duermen peor por miedo a lo mencionado anteriormente o no pueden hacerlo plácidamente.
Se piensa que se acostumbra al bebé a la asociación del sueño con la presencia de los padres y no lo concilian sin ellos.

Existen estudios que dicen que aumenta el riesgo de muerte súbita si se comparte la cama y que hay niños que crecen inmaduros y dependientes de los padres. Para mí, es como decir que es malo cogerlos mucho porque se malacostumbran o se malcrían, pero hay opiniones para todo.

En algunos casos se puede ver resentida la vida de pareja, supongo que por la falta de intimidad y de espacios personales. En nuestro caso, tampoco es un problema porque la intimidad es para cuando no está Superpeque. Yo ya no voy sola ni al baño, ni a ducharme, ni a...nada en definitiva.

A grandes rasgos, os he contado un poco todo lo que sé y lo que hacemos, como siempre lo que mejor nos parece a nosotros y lo que nos hace más felices a todos en casa.

Vosotr@s ¿cómo dormís en casa? ¿Qué pensáis del colecho? Me encantará como siempre saber vuestras experiencias, opiniones y vivencias sobre el tema.

Feliz semana.




No hay comentarios:

Publicar un comentario